La Trazabilidad

El reglamento 178/2002 de la UE dice que es necesario adoptar medidas encaminadas a garantizar que no se comercializan alimentos que no sean seguros y que existen sistemas para identificar y afrontar los problemas de seguridad alimentaria, a fin de asegurar el adecuado funcionamiento del mercado interior y de proteger la salud de las personas. Deben tratarse cuestiones análogas relativas a la seguridad de los piensos destinados a la alimentación de animales susceptibles de utilizarse para la alimentación de las personas. El artículo 18 del reglamento dice:

1:

En todas las etapas de la producción, la transformación y la distribución deberá asegurarse la trazabilidad de los alimentos, los piensos, los animales destinados a la producción de alimentos y de cualquier otra sustancia destinada a ser incorporada en un alimento o un pienso, o con probabilidad de serlo.

2:

Los explotadores de empresas alimentarias y de empresas de piensos deberán poder identificar a cualquier persona que les haya suministrado un alimento, un pienso, un animal destinado
a la producción de alimentos, o cualquier sustancia destinada a ser incorporada en un alimento o un pienso, o con probabilidad de serlo.

3:

Los explotadores de empresas alimentarias y de empresas de piensos deberán poner en práctica sistemas y procedimientos para identificar a las empresas a las que hayan suministrado sus productos. Pondrán esta información a disposición de las autoridades competentes si éstas así lo solicitan.

4:

4. Los alimentos o los piensos comercializados o con probabilidad de comercializarse en la Comunidad deberán estar adecuadamente etiquetados o identificados para facilitar su trazabilidad mediante documentación o información pertinentes, de acuerdo con los requisitos pertinentes de disposiciones más específicas.

En general el reglamento establece requisitos pero no define sistema ni procedimiento alguno para implantar un sistema de trazabilidad. De esta forma existen numerosas instituciones de carácter público y privado que han establecido los requisitos que se consideran impresdindibles y que debe cumplir cualquier sistema para considerarse adecuado:

1) Documentar e identificar cada lote de producto que se compra: Número de lote y proveedor. Esto incluye todos los productos que sean comestibles o que estén o vayan a estar en contacto con el alimento.

2) Documentar cada mezcla o transformación que se realiza en el proceso productivo indicando cada uno de los lotes de materia prima utilizado.

3) Identificar los productos semiterminados

4) Documentar, si fuera necesario, las condiciones ligadas a la producción: Maquinaria utilizada, personal, turnos…

5) Documentar qué lotes se entregan a cada cliente

6) El sistema debe ser capaz de rastrear la documentación de un determinado lote en busca de factores o lotes comunes con otros productos terminados dando como resultato un listado de clientes y proveedores implicados en una posible alerta.

7) Se deben realizar validaciones periódicas que aseguren su buen funcionamiento.



Las nuevas tecnologías son un aliado imprescindible para gestionar un sistema de trazabilidad. Además, el sistema, bien gestionado, puede realizar un retorno con beneficios multiplicados mejorando o garantizando:

La gestión de stocks

La imagen de la empresa ante los operadores

La autenticidad de los productos que se fabrican


Existen otros sectores de actividad donde implantar un sistema de trazabilidad puede llegar a ser benificioso sino ya obligatorio:

Medicamentos

Material sanitario

Cosméticos

Juguetes

Obras de arte.


© 2016 Galper, servicios informáticos SL. Software compatible con Windows 10 (ediciones Pro, Education y/o Enterprise). Política de Privacidad Diseño: Ventana Digital