Exportar nuestros productos, ese deseo alcanzable

por | Oct 31, 2017 | Le interesa | 0 Comentarios

Estamos viviendo un gran momento para las exportaciones de los productos alimenticios españoles. Solo con echar un vistazo a las noticias del sector, nos encontramos con cantidad de notas que nos van contando el aumento constante de los alimentos exportados.

En general, las exportaciones españolas aumentaron el año pasado un 1,7% en valor, una tasa de crecimiento por encima de la registrada en economías como Alemania, (+1,2%), Italia (+1,1%), Francia (-0,9%), Reino Unido (-0,2%), EEUU (-3,2%), China (-6,4%) o Japón (-7,4%).

Los productos alimenticios españoles son cada vez más demandados por el consumidor, entendido de distintas latitudes que, gracias al turismo, van conociendo la calidad de nuestros productos. Y no es fácil calificar para poder exportar dichos productos, porque los filtros y las barreras impuestas por cada país dificultan poder hacerlo.

Días atrás leía que El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) participa en la feria Asia Fruit Logistica, que se celebra en Hong Kong del 6 al 8 de septiembre de 2017, con el objetivo de abrir nuevos mercados para las frutas y hortalizas españolas.

La participación del Ministerio en este encuentro ha estado coordinada por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), en colaboración con FEPEX y la Oficina Económica y Comercial de España en Hong Kong.

Evidentemente, ésta como muchas otras acciones por parte de distintas entidades gubernamentales ayudan a los productores a llegar a esos consumidores lejanos. Pero claro, no es suficiente, porque previamente hay que preparar todo el largo camino para sortear todos los requisitos y todas las barreras existentes.

Exportaciones España

Por ejemplo, nos encontramos con que, el 19 de junio China notificó al Comité de Barreras Técnicas al Comercio (TBT) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) su intención de exigir certificado sanitario de importación para la mayor parte de los productos de alimentación, incluidos muchos de los productos de bajo riesgo que hasta ahora no requieren de esta documentación.

Este anuncio había sido hecho ya en abril de 2016, con el anuncio de entrada en vigor el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, se han llevado a cabo numerosas iniciativas por parte de España, de la Comisión Europea y de los demás países de la Unión Europea para transmitir al gobierno chino la disconformidad con esta medida, que va a suponer una importante carga burocrática tanto para las empresas y las administraciones del país exportador, como para China como país importador, aportando un valor añadido muy escaso en cuanto a las garantías de seguridad para los consumidores.

Si el productor quiere exportar, tiene que tener todas las herramientas necesarias, no solo el producto, para poder estar a la altura de las circunstancias.

Si es un producto elaborado todo el escandallo debidamente detallado, cada componente, cada proceso, absolutamente todo. Si es un producto fresco, de donde fue extraído, cómo, que tratamiento se le dio, su cadena de frío, etc.

Y todo eso poder documentarlo, bien en el etiquetado del producto, en la caja, en el palet, en la documentación que lo acompañe.

En fin, que un buen producto para llegar a un consumidor en la otra punta del planeta, no solo tiene que ser un buen producto, tiene que poder demostrarlo según las reglamentaciones y requisitos del país de ese consumidor.

Otro ejemplo es el sector cárnico, en aumento constante, pero con requerimientos de todo tipo que no cualquier productor, hoy en día, puede satisfacer.

Las ventas al exterior de carne y elaborados del porcino español registraron entre enero y abril un nuevo récord histórico: 1.625,6 millones de facturación, un 22,4% más que en el mismo período del 2016 según los datos de DATACOMEX, siendo China uno de los principales destinos.

Según las cifras publicadas por la Federación española de productores exportadores de frutas, hortalizas, flores y plantas vivas, Fepex, las exportaciones totales subieron 6%, interanual hasta los €7.065 millones de euros.

La particularidad es que, para estos productos se están abriendo mercados extracomunitarios como EEUU, China, Sudáfrica, inclusive el resto de Europa.

Puerto, exportaciones España

Por contrapartida, si bien es un mercado creciente y tentador, puede tener reveses importantes a los que hay que estar preparados y atentos. No hay que olvidar por ejemplo que, en el año 2015, Rusia vetó la entrada de frutas y verduras europeas, sobre todo españolas.

Lo hacía como respuesta a las sanciones económicas de la Unión Europea por la crisis de Ucrania primero y los bombardeos de Alepo después. En ese entonces España suministraba el 24% del mercado de productos frescos, y ha dejado de ingresar 700 millones de euros.

Tener nuestra empresa preparada para poder exportar nuestros productos puede significar un cambio exponencial en cuanto a la mejora de nuestra organización, de nuestros procesos, nuestros productos y nuestra rentabilidad, al punto de buscar nuevas posibilidades si hay reveses, como fue el caso de ‘Casademont’ dedicada a los embutidos, con una gran participación en las exportaciones a Rusia.

Ha agudizado el ingenio y se ha unido a una empresa finlandesa para producir localmente e incluso estudian abrir un secadero de jamón ibérico en Moscú.

Si a la magnífica calidad de nuestros productos le agregamos la globalización, las comunicaciones, la facilidad logística para llegar a cualquier mercado, solo hace falta tener las herramientas adecuadas para calificar en dichos mercados y hacer llegar nuestros productos allí donde nos lo propongamos.

 

Fuentes

http://www.revistaalimentaria.es

https://www.agrodigital.com

https://www.portalfruticola.com

http://www.magramaenchina.com

https://economia.elpais.com

http://cadenaser.com

¿Quiere una demostración personalizada sin compromiso?

¿Quiere una demostración personalizada sin compromiso?

Indique el email y nos ponemos en contacto para concertar una cita.

Gracias por el interés, nos pondremos en contacto.